Hay un conocimiento que no le corresponde a la mente. La razón es una valiosa herramienta humana. Nos ayuda a discernir, a compartimentar, a catalogar, a resolver cuestiones cotidianas. Pero hay un conocimiento más profundo, que le pertenece al saber, al sabor, que permite la conexión con el sentido, y que nace de la comprensión profunda y la integración en nuestro ser de esa unidad que todo lo sostiene. El órgano de conocimiento más elevado es el corazón. El corazón es capaz de remontar las aguas del río hasta llegar al manantial, es capaz de captar el amor detrás del dolor, puede ver en el tiempo, la eternidad; y en el accidente, la causa. El corazón comprende la paradoja, nos une más allá de toda distinción.

 

Bienvenidos a este vídeo. Si el vídeo te ha gustado, por favor suscríbete (nos haces un gran favor, es gratis y no tiene contraprestaciones). Y, si quieres, dale a la campanita para que te envíen notificaciones sobre nuevos vídeos. También puedes darle a like y compartirlo en redes sociales. Nos das la vida. ¡Gracias y Bendiciones!

 

¿Piensas con la cabeza o con el Corazón?
Etiquetado en:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.