brrCreo que la salud pasa por la paulatina responsabilización del paciente, por lo que, cada vez más, mi labor como terapeuta se reducirá a la de un mero catalizador de tu proceso. A la hora de la verdad, sólo tú eres el que está llamado a hacerse cargo de ti mismo, y si yo te “sostengo” demasiado corro el riesgo de volverte dependiente y de impedir que te responsabilices de tu vida arruinando la terapia. De hecho, podríamos decir que este proceso no es otro que el de tu propia maduración, al menos de ciertos elementos inmaduros de tu carácter que te han venido pesando hasta ahora. Yo sólo vigilaré que no te caigas o que no te desvíes demasiado del camino, pero no puedo (ni debo) caminar por ti, como mucho puedo ayudarte a levantarte y señalarte cómo volver al centro. Pero, al final, la decisión última siempre estará en tus manos. Y pretender cualquier otra cosa sería engañarte.

Este proceso no es otro que el de tu propia maduración

Por suerte, contamos con un aliado muy poderoso y sin el cual la terapia no podría avanzar ni un paso. Me refiero a la parte tuya que quiere curarse y que te ha traído a terapia (tu parte “sana”). Si todo va bien, esa parte se enganchará con mi incosciente y empezará a funcionar por sí misma, guiando sutilmente todo el proceso. Mi obligación es escucharla y obedecerla sin interferir demasiado, como mucho canalizar y estructurar el espacio para que la curación pueda ocurrir.

 

El arte del terapeuta es sutil, consiste, como en el tao, en “no hacer nada”  y que a la vez “nada quede sin hacer”, o sea, consiste en abrir las condiciones de posibilidad para que el proceso pueda tener lugar y así dejar que, en la medida de lo posible, se desarrolle por sí mismo y sin demasiadas interferencias (como mucho un empujón de vez en cuando).

 

Partes de este artículo:

http://www.madridpsicologia.com/como-entiendo-la-terapia-13/

http://www.madridpsicologia.com/como-entiendo-la-terapia-23/

http://www.madridpsicologia.com/como-entiendo-la-terapia-33/

¿Cómo entiendo la terapia? (2/3)
Etiquetado en:

Un pensamiento en “¿Cómo entiendo la terapia? (2/3)

Deja un comentario