Aprender a vivir es aprender a renunciar. A las fantasías de la niñez, los idealismos de la juventud, la ilusión de ser eternos de la madurez y a la propia vida, y ajena, en la vejez. Y sin embargo, cada renuncia abre la puerta a algo más sólido, más amoroso, más verdadero. ¿O no?

¡Renunciamos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.