autenticidadSer y estar.

Eso es todo lo que podemos hacer. Y no es poco. Centrarse en el tiempo y el espacio donde ocurre lo que está ocurriendo. Ser presente. Eso es la terapia: “estar ahí” o, aún mejor, “ser ahí”.

Como ahora está de moda decir: presencia plena y atención consciente. Más en concreto: presencia plena en uno mismo y atención consciente en el otro. “Ser ahí” y “ser contigo”. No hay más.

Parece lo más sencillo precisamente porque es lo más difícil. No vale cualquier forma de ser, sobre todo no vale ser a medias, sino que hay que ser de verdad, plenamente y de una pieza.

Si hubiera una verdadera escuela de terapeutas sólo debería hacer una asignatura: ser. Pero ser de verdad.

¿Y cómo se “es”? La gracia es que no se puede dejar de ser. Aunque casi nadie es en plenitud.

Tampoco hay manera de enseñar a ser. Sólo se puede enseñar a ser “algo”. Pero no se trata de ser algo (“psicoanalista”, “conductista”, “humanista”…) sino de ser lo que se es.

O mejor, de ser “nada” (para poder serlo todo según el paciente lo vaya necesitando en cada fase de la terapia…).
Ser.

Ser es ser auténtico. Sino sería un no-ser, un parecer (y esa es una de las fuentes de patología).

Ser auténtico es ser honestamente lo que se es, sin artificios ni imposturas, de tú a tú, de corazón a corazón, a tumba abierta.

Esa es la única forma de ser. Y de ser terapeuta. Y es la condición básica de la terapia.

Llamémoslo humildad.

[Presiona abajo la siguiente página para seguir leyendo. Esta artículo tiene 4 partes]

Autenticidad. El Corazón de la terapia
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.